$ 17 billones en iniciativas privadas para carreteras

  • 30 julio, 2015
  • Noticias
  • 0 Comments

La construcción de carreteras por medio de la figura de las alianzas público-privadas (APP) se ha convertido en una estrategia del Gobierno Nacional para, entre otras, hacerle el quite a la actual situación fiscal, que impide que se financien obras con recursos del Estado.

A la fecha –y con la reciente aprobación de la carretera de seis carriles entre Bogotá y Girardot–, la Vicepresidencia anunció que ya son ocho las vías que se han aprobado bajo la figura de APP de Iniciativa Privada (APP-IP). Para lo que resta del año, el Gobierno Nacional espera aprobar siete grandes obras por 17 billones de pesos bajo esta modalidad, lo que implica que el cierre financiero de la intervención corra por cuenta de un privado. Sin embargo, el Gobierno ha contado con otra opción; se trata de las iniciativas públicas que, a diferencia de las privadas, tienen un componente de financiación particular a través de los peajes, pero también reciben aportes del Estado. Además, es sobre esta alternativa sobre la que se han apoyado para aprobar la construcción de 19 carreteras para el país.

La Vicepresidencia ha dicho que de la cartera estatal no saldrá un centavo para la autopista de Girardot –tendrá un costo de $1,7 billones–, ya que las condiciones de las APP-IP así lo dictaminan. Sin embargo, el Departamento Nacional de Planeación (DNP) establece que en el caso de un proyecto de iniciativa privada, la firma que lo haya conceptuado y propuesto podría contar con recursos públicos de hasta el 20 por ciento del valor de la inversión. ¿Esto qué quiere decir? Eduardo Behrentz, decano de Facultad de Ingeniería de los Andes y miembro del Consejo Asesor de la ANI, lo explica: “Lo que dice la ley de APP es que puede haber iniciativas públicas y privadas, y en cualquier caso, donde el 100 por ciento proviene del privado y cuando la inversión es muy grande, entonces el Estado puede poner un pedazo, el modelo lo permite”.

Ante esto, Vargas Lleras reconoció que habría la posibilidad de un aporte público en algunos casos. Aunque, según indicó, no se han hecho aportes en ninguno de los ocho proyectos que se han aprobado bajo esta modalidad. “Para algunos casos concretos, podemos poner hasta el 20 por ciento del costo, pero eso se hará en algunas carreteras donde el peaje y lo pactado no logre hacer el cierre financiero”, explicó.

Otra duda es si el control que se les hace a estas carreteras –que quedarán en manos de privados– será el mismo al que se someten las demás vías. “Será exactamente igual. Lo único que cambia es la financiación”, dijo Vargas Lleras.

ÓSCAR MURILLO MOJICA
Redacción EL TIEMPO ZONA

0 Comments